HISTORIA

Curt Berger (1869-1948), aprendió el oficio gráfico en un diario de Munich y llegó a Buenos Aires en 1890 como maestro de máquinas contratado por la CASA DE LA MONEDA argentina. Unos dos años después se independizó fundando CURT BERGER & CIA, una representación de las tintas BERGER & WIRTH. A ésta pronto le sumó otras representaciones de renombradas empresas alemanas del rubro gráfico, tales como las  imprentas de MAN de Augsburg y de Heidelberg o las  guillotinas Karl Krause. Posteriormen­te también representó las máquinas de escribir y las calculadoras "Continental"   y diversas fábricas de papel alemanas. Incluso fue el introductor de los "cuellos Mey". En dos décadas logró posicionar a su empresa dentro de las más importantes del rubro gráfico en la Argentina.
 
Alrededor de 1920 comenzó a intervenir en Alemania en el desarrollo de la empresa MEY & EDLICH, de la que su fallecido suegro había sido co-fundador. Como había solicitado y obtenido la ciudadanía argentina,  en esta época también fue nombrado Cónsul Argentino en Leipzig.
 
A medidos de la década del treinta Curt Berger desarrolló y realizó una última empresa radicada en Buenos Aires. La misma fue fundada en 1936 con el nombre de LIPSIA. Se trataba de la construcción de un edificio de alquiler para oficinas en el centro de Buenos Aires. Éstas, por un lado, alojarían las de CURT BERGER & CIA (luego GRAFEX).
 
Hacia fines de la década del sesenta la empresa ya reestructurada y dirigida entonces por uno de sus yernos, Claudio Baumgart, comenzó a forestar. Para ello se fueron comprando tierras en el norte de la Provincia de Misiones, en las cercanías de las Cataratas del Iguazú, una zona ideal para tal fin por el clima subtropical  con un promedio de dos mil milímetros anuales de precipitaciones, sin épocas de sequía y heladas leves.
 
Actualmente LIPSIA posee una superficie de 5000 hectáreas de las cuales el 82% se encuentra forestado. El resto de la superficie -900ha.- está ocupada por áreas de conservación. Toda la propiedad se encuentra certificada por el Forest Stewardship Council (FSC), una organización internacional, no gubernamental para el uso sustentable y socialmente responsable y económicamente benéfico de los bosques del mundo. Siendo el objetivo central lograr madera de alta calidad por medio del  mejoramiento genético y de prácticas intensivas de bajo impacto ambiental del manejo forestal.
 
La actividad industrial se inició en 1978 de la mano del Ingeniero Carlos Baumgart (Nieto del fundador) con la instalación de un aserradero en Puerto Esperanza. Al que luego se fueron incorporando secaderos, y,  a partir de 1998, una remanufactura para producir diferentes productos para el mercado interno argentino y también para la exportación.
 
A fines del 2007 se instalo instaló una moderna planta que permite aprovechar todos los desperdicios secos que se generan en la remanufactura. Los mismos se convierten en Pellet de madera o en energía renovable. Éstos están siendo exportados a Europa para calefaccionar hogares.
 
"Lipsia" una empresa con pasado y con un gran futuro .